Consultoría Industrial

ARTÍCULO

Cómo se hace una consultoría industrial

La consultoría industrial es un servicio de ayuda para organizaciones y empresas en aras de mejorar su funcionamiento, digitalizando la información y los procesos.

Pero ¿cómo se hace y en qué consiste exactamente una consultoría industrial?

Principalmente, en el análisis de los posibles problemas de la industria en cuestión, elaborando planes para mejorar en estas áreas y pulir progresivamente dichas dificultades. Vamos a verlo con mayor profundidad.

 

Antecedentes: historia de la consultoría 

Para comprender la consultoría industrial y en qué consiste, vamos a introducir unas breves pinceladas acerca de su historia.

La consultoría industrial surge en la época de la revolución industrial, con la aparición de la fábrica moderna. En principio, la consultoría industrial no era más que el homólogo de la administración o dirección de empresas pero enfocado a la fábrica.

Por tanto, la consultoría industrial nace con la vocación de mejorar la productividad, poniendo el foco en aspectos como la eficiencia, la organización en el trabajo, el estudio de tiempos y de logística, eliminación de desperdicios, o disminución de los costes de producción. Pilares que siguen vigentes hoy día bajo la filosofía Lean Manufacturing

Sin embargo, esta rama de actividades, conocida como “ingeniería industrial”, no tenía por qué ser abordada con la ayuda de consultores.

No fue hasta la década de 1930 cuando las empresas comenzaron a ser conscientes de sus limitaciones, y a tomar interés en la consultoría industrial en países como EEUU y en las naciones industrializadas de Europa.

 

¿Cómo se hace una consultoría industrial? 

Ahora ya sabes cómo y qué necesidades suscitan la aparición de la consultoría industrial. Veamos qué procesos sigue una consultora en caso de contratar este servicio.

El consultor es la figura profesional que, guiando al consultante, interviene directamente en un problema determinado cuando se le solicita. Para ello son necesarias una serie de etapas.

 

Etapas en la consultoría industrial 

  • Fase Inicial: comprende las reuniones y los preparativos entre consultor y consultante, donde se examinarán los problemas a tratar.
  • Diagnóstico: se lleva a cabo una investigación y un análisis de los citados problemas. Es posible que el consultante tenga que cooperar para que el proceso avance con eficiencia.
  • Plan de acción: se estudian las posibles soluciones, alternativas etc., y se lleva a cabo un plan para introducir cambios y correcciones que se presenta al consultor.
  • Aplicación: se lleva a cabo una prueba que asegure la viabilidad de las propuestas aportadas por el consultor.
  • Terminación: en esta fase el consultor y el consultante evalúan los cambios y los resultados de la prueba, presentando a tal fin un informe final donde se analizan todos estos factores de forma pormenorizada.

 

Diferencia entre auditoría y consultoría 

Este es otro aspecto que comúnmente genera confusiones.

El auditor es el personal cualificado y capacitado para revisar, examinar y evaluar resultados de gestión administrativa y financiera. El consultor, por su parte, es el experto que busca nuevas posibilidades para aumentar la productividad.

Por lo tanto, las figuras del auditor y del consultor no solo no se solapan, sino que se complementan. 

 

Documentación generada en la consultoría industrial 

Un aspecto al que a menudo no se le da la suficiente relevancia es el de la documentación.

La documentación generada durante los análisis, las propuestas, la prueba y el informe final no solo es información muy valiosa por los datos y conclusiones que pueda arrojar. Es, además, información de respaldo.

Esto quiere decir sirve a modo de “resguardo”, tanto para consultor como para el consultante, respecto a futuras responsabilidades, demandas, etc.

Desde ALTERTECNIA trabajamos de forma metódica y minuciosa y recomendamos encarecidamente a nuestros clientes que siempre conserven toda la documentación aportada en el proceso de consultoría.

Entradas Recientes
autoconsumo energéticoSix sigma