Ingeniería hospitalaria

ARTÍCULO

Ingeniería hospitalaria frente a la COVID-19

Anteriormente hemos hablado sobre el papel de los ingenieros, de forma genérica, en la crisis del coronavirus. Ahora le toca el turno a la ingeniería hospitalaria.

Esta rama de la ingeniería merece una mención especial por la labor que está desempeñando, a pesar de no tratarse de personal sanitario, en los hospitales que han luchado contra el SARS-CoV-2 que desencadena la temible COVID 19, y que tantos daños personales y materiales ha generado.

 

El papel de la ingeniería hospitalaria 

El trabajo de los ingenieros hospitalarios puede pasar comúnmente desapercibido, pero reviste de una gran relevancia.

La ingeniería hospitalaria juega un papel fundamental en la introducción de las nuevas tecnologías, así como nuevos materiales, en el sector sanitario y en los hospitales españoles.

Y es que el avance tecnológico y las nuevas técnicas que integran estas tecnologías en los procedimientos ya habituales, suponen una innovación continua en la praxis del sector sanitario.

Es lo que demanda todo un tejido de profesionales ampliamente cualificados que buscan, en síntesis, un modelo sanitario más eficiente y sostenible.

Los beneficios de la telemedicina, sin ir más lejos, es uno de los temas que los especialistas de este campo tratan de divulgar desde años atrás en mesas de debate y congresos sectoriales. Algo que podría haber contribuido notablemente para mejorar la atención durante la pandemia.

Con un grado de penetración mayor de esta metodología, se podrían haber prestado servicios médicos a distancia cuando el paciente no revistiese gravedad, siendo preferible en ese caso que no visitase físicamente el hospital para evitar la propagación de nuevos contagios.

Lo mismo habría ocurrido, por ejemplo, con consultas médicas habituales en caso de pacientes pertenecientes a colectivos de riesgo como ancianos, diabéticos, etc.

Si bien esto no es una novedad, es justo decir que este tipo de herramientas no están todo lo implantadas que deberían en el sector sanitario.

 

El consumo energético en hospitales 

Una de las lecciones que podemos extraer de esta crisis es la necesidad de fortalecer nuestro sistema de salud público. Y una de las mejores formas de hacerlo es aumentando su eficiencia, por ejemplo, en materia energética.

Los hospitales son en definitiva edificios, que consumen una gran cantidad de energía. Sujetos de igual modo que el resto de edificios a la dinámica de lograr construcciones que consuman menos energía, disminuyendo las emisiones de CO₂ y siendo en definitiva más respetuosas con el medioambiente. Es decir, estamos obligados a repensar nuestros hospitales.

La optimización del consumo energético en la administración, en general, mediante la mejora de las instalaciones y la incorporación de criterios que permitan gestionar mejor y ahorrar energía, puede traducirse en un gran ahorro.

En este caso, todo euro que evitamos consumir en energía, puede destinarse sin ir más lejos a la modernización del hospital, el aumento de la plantilla o a la compra de material sanitario.

 

Las conclusiones de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) 

Lejos de las quejas airadas que no contribuyen en nada, quizá lo mejor que podamos hacer en estos momentos sea precisamente escuchar a las críticas constructivas de los profesionales para saber cómo podríamos haber afrontado mejor la pandemia del Coronavirus.

Según Luis Mosquera, Presidente de la AEIH, la desinversión a la que hemos asistido en los últimos años en materia de sanidad ha acrecentado los efectos de la crisis. Además, se precisa invertir en nuestros hospitales para que sean más “ligeros y elásticos”.

Invertir en generar, especialmente, nuevas estructuras.

Con todo y pese a los errores producidos durante la gestión del coronavirus, así como a la citada falta de inversión, el propio Luis Mosquera se muestra orgulloso del sistema sanitario español, algo que secundamos desde ALTERTECNIA.

Entradas Recientes
Ingenieros crisis Covid19Smart Buildings