iso 22000

ARTÍCULO

Adaptación de la industria del sector no alimentario a la norma ISO 22000

Las normas ISO (del inglés International Organization for Standardization), buscan  establecer una serie de estándares para garantizar parámetros como la calidad, la seguridad o la eficiencia. En 2018 se publicó la versión vigente ISO 22000, referente a la Seguridad Alimentaria. ¿Pero qué es exactamente, cómo y cuándo aplicar esta normativa?

 

Conociendo la norma ISO 22000: un enfoque por y para la seguridad alimentaria 

La norma ISO cubre todos los escalones de la cadena alimentaria, y lo hace de forma flexible, sin establecer los mismos procedimientos para todos dentro del sector de la alimentación.

Mientras que unas prácticas pueden ser suficientes en unos, pueden de igual modo no serlo para otros. Es decir, la norma no solo ofrece un “Check-list” sino que va mucho más allá: requiere una adaptación específica.

Y es que para obtener la certificación, se vigilarán tanto las características del mercado local, como de exportación. Así como las especificaciones y requerimientos de los clientes.

 

Áreas de aplicación de la ISO 22000 

En síntesis podemos decir que la ISO 22000 se concibe para cualquier organización, empresa o servicio que opere como decíamos en la cadena de suministro. Afectando por lo tanto a áreas como:

  • Agricultura y ganadería.
  • Producción de materias primas.
  • Minoristas y Mayoristas dedicados a la distribución.
  • Servicios tanto de transporte como de almacenamiento.
  • Servicios de restauración, catering, etc.
  • Empresas, organizaciones y proveedores dedicados al embalaje, envasado, etc.
  • Empresas, organizaciones y proveedores dedicados a equipos industriales alimentarios.

Todos estos agentes deben conocer la normativa en materia de seguridad alimentaria en aras de su cumplimiento.

Esto evitará que puedan incurrir en serios problemas legales que perjudiquen a su negocio, pero también ayudará a garantizar la calidad del producto o servicio de cara al consumidor.

Ahora bien, puede darse el caso de que una empresa que a priori no tenía por qué conocer ni cumplir esta normativa, porque su área de actividad se encontrase fuera de sus ámbitos de actuación, se vea de repente obligada a hacerlo al cambiar o aumentar sus líneas de negocio.

Un ejemplo relativamente común podría ser el del embalaje. Una empresa que se dedica a fabricarlo, desarrolla como nuevo producto un embalaje destinado a la industria alimentaria, por lo que debe adaptar su metodología, su producto o servicio y quizá incluso sus instalaciones, a esta normativa.

 

¿Cómo adaptar tu empresa a la ISO 22000? 

Desde ALTERTECNIA recomendamos encarecidamente contar con un experto en esta materia, lo que la ayudará a saber cuáles son las obligaciones legales aplicables a su empresa, así como los cambios pertinentes para alcanzar con éxito ese cumplimiento.

Recuerda también que si tu empresa estaba adaptada a la versión anterior (ISO 22000:2005), el 19 de junio de 2021 finaliza la validez de este sistema de certificación. Por lo que, si aún no has hecho al transición hacia la nueva certificación, es imperativo que lo hagas.

El esquema básico de implementación sería el siguiente:

  • Análisis inicial: caracterizando las necesidades y expectativas de los clientes.
  • Identificación de requisitos legales: aplicables a nuestra empresa o servicio.
  • Definición de política: que busque la implementación mediante objetivos claros y cuantificables.
  • Planificación de acciones: que nos encaminen a cumplir con el objetivo.

Posteriormente deberían llevarse a cabo los pertinentes análisis e informes de resultados, que puedan arrojar los datos para un plan de mejora.

 

¿Qué ventajas derivan de su aplicación? 

Aunque sea un requisito, adaptar nuestra empresa a la norma ISO 22000 tiene una serie de beneficios añadidos. He aquí algunos de ellos:

  • Liberación de riesgos en la cadena alimentaria, lo que implica mantener nuestro prestigio como marca y nuestro sello de calidad.
  • Aceptación y reconocimiento de nuestra labor a nivel internacional, lo que nos puede permitir internacionalizar nuestros servicios.
  • Compatibilidad de integración con otras normas ISO en Sistemas de Gestión Integrados de Calidad, Seguridad Alimentaria y Medioambiental, etc, ya que siguen esquemas comunes.
  • Evitar con ello la duplicación de documentación para diversos sistemas de calidad.
Entradas Recientes
Packaging ingenieríaeficiencia energética en las empresas