Exoesqueletos

ACTUALIDAD

Exoesqueletos y su uso en el sector secundario

En abril de 2019 la industria del automóvil pidió la creación de una normativa específica para poder emplear exoesqueletos en el sector. Hasta el momento varios programas piloto han puesto a prueba este tipo de elementos, principalmente en la industria automovilística.

 

¿Qué es un exoesqueleto? 

Empecemos por lo básico, un exoesqueleto no es más que un “esqueleto externo” como el de los artrópodos. Para los humanos, un exoesqueleto artificial primitivo pudieron ser las armaduras empleadas como protección ante el enemigo.

Hoy en día, los humanos hemos desarrollado exoesqueletos artificiales en forma de estructura que nos libran de ciertos esfuerzos, exoesqueletos mecánicos que pueden mejorar la movilidad de personas con movilidad reducida, etc. No obstante, su uso hasta el momento ha sido bastante limitado y se hallan en general en fase de pruebas.

Nos encontramos en un escenario en el que la robótica vaticina un cambio de paradigma, por ejemplo de cara a sustituir a los trabajadores en muchas labores mecánicas y repetitivas… y sin embargo, lo cierto es que su grado de madurez aún no lo permite en muchos casos, o bien hacerlo requeriría de una cuantiosa inversión.

Los exoesqueletos pueden actuar como transición, facilitando el trabajo el operario, que de momento sigue siendo insustituible.

Los exoesqueletos pasivos, económicos y sencillos de emplear, son aquellos que no poseen motores, hidráulica, etc., se trata de estructuras de apoyo que se adaptan al cuerpo del trabajador.

El siguiente paso es el exoesqueleto activo, que incorpora brazos robóticos, tecnologías de localización avanzadas para favorecer la logística, etc. Más costosos que los del ejemplo anterior.

 

¿Por qué emplear exoesqueletos? 

La marca automovilística Ford llevó a cabo un ambicioso proyecto, no el único, para testar estos equipos. De él ha extraído una serie de conclusiones 3 años y más de 200 horas después.

Su uso en el sector de la automoción podría garantizar menos lesiones y una ayuda para el trabajador en procesos monótonos o que requieran de esfuerzo físico. Algo que a ciencia cierta podría trasladarse a otros sectores.

El estudio pronostica un impacto realmente positivo en las cadenas de montaje, ya que permite a los operarios ganar en ergonomía y, en general, los exoesqueletos han sido valorados como un avance para quienes los han empleado.

Otros estudios extraen conclusiones similares y certifican que el esfuerzo muscular de los trabajadores podría reducirse en hasta un 60% en los cuádriceps, o un 15% en cervicales, lumbares y abdominales, por citar algunos ejemplos.

Con todo, no es menos cierto que aún queda camino por recorrer. La mayoría de operarios señaló ciertas molestias o dificultades en su empleo de forma prolongada, rozaduras, calor… la principal lección es que cada uno de ellos debería contar con un exoesqueleto especialmente diseñado a su propia morfología.

 

Una acuciante falta de sustento legal 

El grado de desarrollo y madurez de cualquier tecnología es esencial para garantizar su penetración en el mercado, pero también lo es un marco legislativo que acompañe esta incursión. Algo que no existe, todavía, en cuanto a los exoesqueletos.

Así lo ha señalado la patronal de automoción valenciana y otros agentes de peso en el sector: se requiere urgentemente una legislación específica en materia de exoesqueletos.

Por ejemplo, hay que discernir si un exoesqueleto es un EPI (Equipo de Protección Individual), o qué seguros deben cubrir a estos elementos.

No es un problema de España, sino algo que afecta a toda Europa y que sin duda suscitará numerosos debates de interés. Algo que seguimos muy de cerca en ALTERTECNIA.

Lo que tenemos claro es que el avance de la robótica es imparable, y que todavía están por ver muchas de sus aplicaciones. Ya estamos viendo, por ejemplo, robots colaborativos cada vez más avanzados, y estamos seguros de que nos quedan muchas sorpresas en este terreno.

Entradas Recientes
sector automovilÍsticoAsesor 4.0